La mujer en la sociedad colombiana y en el mundo!

Posted On julio 26, 2010

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

Con paso firme, luchando contra la discriminación y las dificultades, la mujer colombiana ha emprendido el camino de cambiar su rol en la sociedad colombiana.
Ese cambio surgió de la necesidad de asumir un papel protagónico en el destino del país y de aportar con talento, iniciativa y perseverancia con el desarrollo y la construcción del país.
Sin embargo, la mujer tropezó con un asunto mayor: ¿Cómo ser protagonista?
Para poder cambiar el presente hay que conocer el pasado. A lo largo de la historia, en Colombia no se ha valorado el trabajo femenino: cuando una mujer se dedica al cuidado de sus hijos, a pesar del valor que tiene esto en términos de construcción de capital humano, muchos y muchas dicen que no hace nada.
Es más: la participación de la mujer en el crecimiento y en el fortalecimiento de la sociedad siempre aparece íntimamente ligada con sus hijos y su familia (por la ternura, la abnegación, el sacrificio y el amor que no son comparables con nada).
En cuanto a los aportes en el campo profesional y laboral, la sociedad los mira prácticamente como marginales y poco significativos.
Aparentemente la sociedad nunca ha tenido problema con que las mujeres trabajen. Sin embargo, el problema surge cuando se trata de reconocer la importancia de ese trabajo y, en particular, valorar el inmenso aporte que le hacen a Colombia las mujeres que trabajan y al mismo tiempo son madres.
Aunque el debate de las madres trabajadoras se ha dado en Colombia, los resultados de la discusión no han llevado a nada. Por el contrario, el país parece estancado en la polémica y no ha evolucionado al reconocimiento de los aportes de la mujer al desarrollo de la sociedad y del país.
Sin embargo, el sendero abierto con entereza y terquedad son síntomas de un cambio que se debe concretar en nuestra sociedad.
Me resulta fascinante estudiar la profunda transformación del papel de la mujer en la historia de la economía y de los negocios en el país.
Las mujeres asumieron papeles de importancia en las empresas mucho antes de que la ley y las costumbres les reconocieran derecho alguno; recordemos que, hasta el 1 de diciembre de 1957, a la mujer se le negó el reconocimiento como ciudadana con todos sus derechos. Es más: las colombianas solo podemos votar desde hace medio siglo, porque antes de eso, hasta la democracia estaba cerrada para nosotras.
Resulta fascinante reconocer el camino que, a pulso, han abierto las mujeres en el medio empresarial colombiano, como trabajadoras, como gerentes o como empresarias.
Gracias a esa lucha constante y tenaz, los retoños asoman en el sembradío: hoy, como nunca antes en la historia, la mujer cuenta con algunos espacios que puede aprovechar: aquellas que sienten la necesidad y el deseo de ingresar al campo profesional, cuentan con posibilidades para hacerse presentes en la sociedad, con todo su “genio femenino”.
Este cambio, aunque incipiente, tiene una importancia definitiva para la capacidad de hacer empresa en el país, para la productividad y para la calidad de vida. Las mujeres poco a poco van entrando al circuito productivo y por ello, tienen la posibilidad de abrir sus perspectivas y de contribuir a la apertura de espacios que brinden más oportunidades de progreso en diferentes roles: como mujer, madre, estudiante, trabajadora, líder política o religiosa, empresaria o profesional.
Su presencia motiva, incentiva e invita a otras mujeres a intentar caminos no tradicionales y a seguir sus metas. No obstante, es urgente que la mujer entienda y se comprometa con el cambio del que está siendo protagonista, detectando las estructuras y los procesos sociales, culturales y económicos que obstruyen su acceso al medio laboral y que reiteradamente desconocen el aporte decisivo a la construcción del país.
Además, la mujer colombiana enfrenta un desafío histórico, pues la transformación de la que es protagonista, genera una doble responsabilidad: la de su propia gestión y la de abrir el camino para el acceso de otras mujeres al mercado laboral.
Hoy integramos una sociedad que clama por cambios sustantivos para avanzar hacia la verdadera realización personal y social, lo que se puede lograr permitiendo el desarrollo de todo el potencial implícito en el talento y la capacidad de trabajo de las mujeres colombianas.
Se debe tomar la iniciativa y empezar a generar un cambio de mentalidad con algo muy simple: querer ser.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s