Mujeres Indigenas

Posted On julio 26, 2010

Filed under Uncategorized

Comments Dropped leave a response

LAS MUJERES INDíGENAS DE COLOMBIA SE ENCUENTRAN EN EL FORO “MUJERES INDíGENAS Y SUS VOCES DE RESISTENCIA”

“SIN TETAS NO HAY GOZADERA”

América Latina es un crisol donde múltiples formas de opresión se superponen unas con otras, y donde todos, o casi todos, pueden ser objeto de discriminación. Casi nadie se salva. Pero sin lugar a dudas son las mujeres quienes se llevan la peor parte. No sólo por las formas más obvias de maltrato físico a que están sujetas, sino que además por las más sutiles y naturalizadas formas de discriminación cotidianas. Esta discriminación se cuela por todos los rincones de la vida diaria, inunda todos sus aspectos. Una de las formas que asume, es la presión por ser “bella”, como algo que se pone, que se quita, que se compra, para parecerse a tal o cual modelo de los medios como pre condición para ser amada. En Colombia, tal presión, que es ubicua en toda nuestra América Morena, llega al paroxismo. Es intolerable. Recuerdo en mi viaje de Bogotá a Cali, que la radio Olímpica estaba realizando un concurso llamado “Sin tetas no hay gozadera”, en que el premio era ¡un implante de senos! Digno de “Aunque usted no lo crea”. El locutor, que era un pesado y un cansón, no se cansaba de repetir una y otra vez el lema del concurso, añadiendo él mismo otras linduras como “ya saben chicas, ustedes ponen las tetas y nosotros ¡la silicona!”. Pocas veces en mi vida, he pedido en un bus que cambien la estación de radio.

Lo que me sorprendió, es que yo fui quien tuve que pararme al chofer que tal concurso no sólo me parecía chabacano y de pésimo gusto: además lo encontraba altamente ofensivo para las mujeres. Eso de reducirlas a un par de tetas, o reducir al tamaño de éstas el placer, la “gozadera”, me parece horrible. Las mujeres que iban en el bus, conservaron un silencio sepulcral. Pero a su manera estaban hablando muy fuertemente. Más fuerte que el idiota del locutor y más fuerte que las chicas, pobrecitas ellas, que llamaban ilusionadas de poder incrementar su autoestima con un poco de silicona (el año 2005 en Colombia se registraron unos 230.000 implantes de senos). Su silencio me decía, a gritos, que estaban acostumbradas a ese trato, que es natural que se crea que para eso están ellas y punto.

Es precisamente ese trato una de las más poderosas armas para mantener a las mujeres en la sumisión: así se les mantiene la autoestima baja, se las tiene a raya que nunca las van a querer o que a cualquier hombre, aunque éste sea una porquería, lo tienen que cuidar y obedecer a toda costa. Así, finalmente, la mujer se ve despojada de todo: de un salario digno, de igualdad ante el hombre, de derechos iguales en el hogar, de derechos sobre SU aparato reproductivo, hasta de su derecho a ser bella. Una mujer acomplejada e insegura es más fácil de dominar y de reproducir el orden patriarcal de nuestra sociedad.

Entonces, hay que estar siempre alimentándoles las inseguridades, y los medios de comunicación se transforman en gigantescas máquinas para este fin: todo está diseñado para hacerlas sentir feas. Porque la belleza va muy de la mano con el irritante racismo latinoamericano, heredado de épocas coloniales y alimentado por los regímenes republicanos. Mientras más europea, más linda una mujer. Mientras más india, menos deseable. Así, los supermercados ven la tintura rubia vaciarse de los estantes y las mujeres de la élite, inmacualdamente blancas (al menos de piel, no se sabe la conciencia) o a lo más, bronceaditas, marcan la pauta de la belleza desde la televisión. Todas con su rellenito sintético para hacerlas aún más deseables.

Esta es la pesada carga que deben soportar las mujeres colombianas sobre sus hombros. Por eso el silencio de mis compañeras de viaje me pareció tan revelador. Porque uno deja seguir la cadena lógica del pensamiento… ¿Y cuántos silencios más hay? ¿Hasta dónde llega lo que se acepta normalmente como “natural”? ¿Cuál es el punto en el que se habla, en el que se grita? Esta discriminación, esta “violencia de baja intensidad”, por lo general, es pálido reflejo de situaciones mucho más odiosas que ocurren tras bambalinas.

LEVANTANDO CABEZA PARA ECHARLE PALANTE

Luego de pasados los informes y la lectura de las declaraciones, se procedió a leer los resultados del Encuentro. En estos resultados se escucha el clamor de ese millón y medio de mujeres que componen uno de los sectores más oprimidos, indudablemente, de la sociedad colombiana. En estas conclusiones se expresan la esperanza y la voluntad de cambio de estas mujeres que se niegan a la indiferencia, a la sumisión, a una fácil aceptación de su “destino” o al rol de pasivas víctimas. Las conclusiones a las que se llegaron las expondremos a cabalidad, según su propia redacción, pues creemos de gran importancia dar a conocer este documento:

“En consecuencia, las mujeres indígenas estamos reclamando:Esperamos que este encuentro sea un momento que fructifique en cambios, en transformaciones tan requeridas por la sociedad colombiana, y en especial por sus mujeres –y en especial, por la mujer india. Con esas manos que tejen, con esas manos que trabajan, con esas manos que luchan, han de convertirse en parteras de su destino. La voluntad está, la organización también. La decisión y la lucha igual. Hay que seguir, seguir y seguir, que la victoria es de quienes perseveran.

1. La inmediata desmilitarización de nuestros territorios y la salida de todos los grupos armados, así como el desmantelamiento de las estructuras paramilitares que siguen operando en territorios indígenas, a pesar del discurso oficial de una pacificación del país.
2. La investigación, castigo y encarcelamiento de los perpetradores de violaciones de derechos humanos, en especial a quienes han atacado a la niñez y las mujeres indígenas.
3. El establecimiento de programas de atención a las mujeres y niñas que han sido agredidas sexualmente y con otras formas de violencia, que proporcionen una reparación integral, comenzando por el respeto a nuestras autoridades, gobierno y formas tradicionales de vida.
4. La puesta en marcha de medidas reales de implementación de las recomendaciones de órganos judiciales y de entidades internacionales de Derechos Humanos, como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
5. El retorno de las comunidades indígenas desplazadas con todas las garantías de seguridad y dignidad, porque en el territorio es donde se puede pervivir.
6. La devolución de todas las niñas, niños y jóvenes que han sido reclutados por las organizaciones guerrilleras, paramilitares y cesar su utilización por parte de las unidades de la Fuerza Pública.
7. El establecimiento de programas para terminar con las minas antipersonal que han sido sembradas en todo el territorio, así como el desmantelamiento de artefactos explosivos, trincheras y barricadas que han quedado abandonados luego de combates en zonas urbanas y rurales o han sido colocadas por la Fuerza Pública en su lucha contrainsurgente.
8. El cese inmediato de las fumigaciones con químicos a cultivos de uso ilícito y de alimentos que hacen parte de las políticas antidrogas, porque causan daños en la salud, en la naturaleza y son factor de desplazamiento.
9. La implementación de programas y políticas publicas reales de formación, educación atención especializada para las mujeres indígenas, que permitan el ejercicio de sus derechos.
10. La atención y acompañamiento de organizaciones internacionales y nacionales dirigidas a resolver los problemas de las mujeres indígenas, dentro de los Planes de Vida, respetando y promoviendo los principios de consulta previa y fortaleciendo las organizaciones propias de los pueblos indígenas.”

¡Salud a las mujeres indígenas de Colombia!
¡Arriba su lucha y su organización!
¡Por la vida y la dignidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s